Susanavinuela

Cinco películas y media que todo corredor debería ver (y por qué)

Se acercan las navidades. Tocan comilonas, fiestas, compras, compromisos y compromisos sociales y, por ende, menos tiempo para el entrenamiento. Si tienes mono, aprovecha los ratos en familia para deleitarte con alguna de estas cinco películas (y media) que todo corredor debería ver, y por qué. Cada una aporta un punto de vista diferente sobre lo que correr implica; pero todas son imprescindibles. ¡Empezamos!

1. ‘La soledad del corredor de fondo’ (1962, Tony Richardson)


Un clásico que no puede faltar en tu videoteca. Un joven de clase obrera es enviado a un reformatorio, donde empieza a correr. Durante sus largos entrenamientos, se va conociendo a sí mismo.

Por qué verla: ¿Te suena? Todos, mientras corremos (lo hagamos con música o no), tenemos momentos de introspeccion en los que nos encontramos con nuestras musas, resolvemos ese problema de trabajo que nos ha tenido todo el día atorados, ganamos imaginariamente la última discusión que hemos tenido o, simplemente, arreglamos el mundo.

2. ‘Corre, Lola, corre’ (1998, Tom Tykwer)


La película se divide en tres carreras protagonizadas por Lola (Franka Potente). Una mañana, Lola recibe una llamada de su novio, un delincuente de poca monta, quien le pedirle ayuda desesperado. La joven debe ponerse en marcha inmediatamente; pero, como le han robado la moto, ha de ir corriendo a todas partes. Estética molona y estructura tripartita para divagar sobre el Efecto Mariposa.

Por qué verla: Encontrarás (otra) aplicación práctica a tu afición. Te aliviará pensar que, si un día te vieses en la necesidad de correr por tu vida, sobrevivirías (y, a la vista de las tiradas que se pega Lola, seguramente lograrías unos ritmos que ni en el mejor de tus entrenamientos).

3. ‘Marathon Man’ (1976, John Schlesinger)

Basada en la novela con el mismo nombre, esta película narra la historia de Thomas ‘Babe’ Levy (Dustin Hoffman), estudiante y corredor de fondo que se ve acosado por un nazi criminal de guerra. El tesón y la capacidad de sufrimiento que Levy se ha labrado en sus entrenamientos como maratonista le ayudarán a soportar la tortura.

Por qué verla: Plasma a la perfección algunos de los valores que se van marcando en la personalidad del corredor de fondo. Subidón de autoestima garantizado.

4. ‘Corre, gordo, corre’ (2007, David Schwimmer)


Una comedia británica que aborda el sufrimiento del corredor desde un punto de vista cómico. La protagoniza Simon Pegg en el papel de Dennis Doyle; este, un joven en baja forma amante de la cerveza, abandona a su novia el día de su boda. Tiempo después, ella rehace su vida y conoce a un exitoso hombre de negocios que, además, es maratonista. Para volver a conquistarla, Dennis decide inscribirse al Maratón de Londres.

Por qué verla: Tomarse a uno mismo demasiado en serio no es bueno. Te reirás con algunas escenas (y también te sentirás representado en otras). El punto de vista cómico no le resta un ápice de mérito al esfuerzo que supone completar 42.195 metros corriendo. (Por cierto, quizás te interese conocer los cinco daños colaterales de prepararse un maratón).

5. ‘Carros de Fuego’ (1981, Hugh Hudson)


¿Pensabais que  iba a dejarla fuera? Probablemente, la más mítica de todas. Narra la historia real de unos atletas británicos que se preparan para los Juegos Olímpicos de París 1924. La banda sonora y algunas de las imágenes pertenecen ya al Olimpo del cine. Prepárate a sentir cómo tus niveles de flipe suben al 1.000%.

Por qué verla: No habrán llegado los títulos de crédito, y te estarás calzando las zapatillas. Si necesitas motivación, esta es la película.

Y media…. ‘Blade runner’ (1982, Ridley Scott)


Jo, jo jo. Vale, quizás no soy tan graciosa como creo...