Susanavinuela

Acabemos con los estereotipos de género: #LasNiñasPueden

A ti, cromosoma XX, te gustará el rosa, querrás muñecas, vestirte de princesa y jugar a las cocinitas. Y tu, XY, irás de azul, serás un tipo duro y evitarás llorar, preferirás los deportes de acción y jugar con coches. Y la pobre XX solo piensa en robarle la moto (de juguete) a su hermanito, tiene mordisqueadas las cabezas de todas sus barbies y lo que de verdad le apasiona es hacer construcciones con Lego, mientras que XY echa de menos poder relajarse de vez en cuando y mostrar algo más su sensibilidad.

Fotograma del vídeo de la campaña #LasNiñasPueden

Fotograma del vídeo #LasNiñasPueden

 

Aunque las cosas van cambiando poco a poco, desde que nacemos, se nos condiciona. Y si a una niña se le dice constantemente que, por el simple hecho de ser niña, ha de tener un determinado comportamiento, es muy probable que lo acabe adoptando. Esto, obviamente, tiene innumerables consecuencias. Algunas se reflejan en las elecciones académicas y profesionales de cada uno. ¿Por qué, si no, hay carreras que son mayoritariamente masculinas, y otras, femeninas? Las de ciencias puras, por lo general (salvo excepciones, como enfermería), suelen tener una mayor afluencia de hombres, mientras que las ramas sociales tienen en nosotras a sus mayores fans (aun recuerdo lo contentos que venían mis amigos a tomar café a la facultad de Ciencias de la Información…).

Por si alguien pensase que esta división ‘hombres-ciencia/ mujeres-ciencias sociales’ se debe al mayor desarrollo de la parte derecha o izquierda del cerebro (me han llegado a argumentar que «las mujeres conducimos peor debido a esto»), quisiera señalar que hace ya tiempo que la neurociencia demostró que esto no es más que un mito. Así que, sin evidencias que justifiquen esta dicotomía, queda patente que la razón principal se halla en los patrones sociales de género, contra los que hay que luchar (tarea complicada, porque aunque la labor de los padres sea importantísima, ahí está la sociedad…).

La organización chilena ComunidadMujer ha lanzado la campaña de comunicación #LasNiñasPueden (hashtag con el que se puede encontrar en los diversos canales en redes que tiene la asociación) para intentar acabar con los estereotipos de género desde la más tierna infancia. La presidenta de la asociación, Esperanza Cueto, explica en una entrevista a la web EnFemenino: «Como consecuencia de estas diferencias, los patrones de género se vuelven determinantes a la hora de elegir carreras y ocupaciones. Así, se va configurando una ruta que las niñas/jóvenes/mujeres siguen sin mayor cuestionamiento y que opera como una suerte de autoselección hacia empleos y salarios menores». Venga, que estamos ya en el siglo XXI. Basta de estereotipos. #LasNiñasPueden, #LasNiñasPueden, #LasNiñasPueden…