Susanavinuela

Entrenar para la montaña: ese misterio

Vamos que nos vamos, que el Teide está ahí esperando, los días pasan, y una no va a subir y bajar al pico más alto de España desde el nivel del mar sin algo de sudor y lágrimas. Salgo de una lesión larga, y aunque mi acompañante está como un toro de fuerte, yo no tanto, así […]